Exitosas

La ciencia del placer: por qué nos gusta lo que nos gusta

Conocer a alguien en 248087

La doctrina de Cristo une, en efecto, la tierra con el cielo, ya que considera al hombre completo, alma y cuerpo, inteligencia y voluntad, y le ordena elevar su mente desde las condiciones transitorias de esta vida terrena hasta las alturas de la vida eterna, donde un día ha de gozar de felicidad y de paz imperecederas. Por tanto, la santa Iglesia, aunque tiene como misión principal santificar las almas y hacerlas partícipes de los bienes sobrenaturales, se preocupa, sin embargo, de las necesidades que la vida diaria plantea a los hombres, no sólo de las que afectan a su decoroso sustento, sino de las relativas a su interés y prosperidad, sin exceptuar bien alguno y a lo largo de las diferentes épocas. Al realizar esta misión, la Iglesia cumple el mandato de su fundador, Cristo, quien, si bien atendió principalmente a la salvación eterna del hombre, cuando dijo en una ocasión : «Yo soy el camino, la verdad y la vida» Jn 14,6 ; y en otra: «Yo soy la luz del mundo» Jn 8,12al contemplar la multitud hambrienta, exclamó conmovido: «Siento compasión de esta muchedumbre» Mc 8,2demostrando que se preocupaba también de las necesidades materiales de los pueblos. Con este pan dado como alimento del cuerpo, quiso significar de antemano aquel alimento celestial de las almas que había de entregar a los hombres en la víspera de su pasión. Pocas veces la palabra de un Pontífice ha obtenido como entonces resonancia tan universal por el peso y alcance de su argumentación y la fuerza expresiva de sus afirmaciones.

Es la facultad que tiene todo anatomía humano de hacer o no actuar algo, de disponer o de apretar un beneficio o un bien. Los derechos son inherentes a las personas, es decir se adquieren por el simple hecho de existir, sin atañer condiciones tales como edad, credo, abolengo, orientación sexual o identidad de género. Los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos son Derechos Humanos y su efecto es garantizar que todas las personas puedan vivir libres de discriminación, gajes, amenazas, coerciones y violencia en el campo de la sexualidad y la reproducción. En Profamilia trabajamos por la garantía de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, conócelos y exige que se respeten. Derecho a tener una vida sexual libre, segura y placentera. Derecho a decidir si tener o no tener relaciones sexuales.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.